Alondras, búhos y colibríes

Alondras, búhos y colibríes

Ilustradora destacada: Madeline Kate Martínez

¿Te has fijado que hay momentos del día donde eres sumamente eficiente y otros donde te sientes completamente nublada y no hay fuerza humana que te empuje a terminar tus tareas o proyectos?

No, no es tu imaginación. Es algo completamente real y a todas nos pasa. Se trata de tu reloj biológico interno, ese mismo que regula tu temperatura corporal, tus hormonas y muchas otras cosas, también es responsable de tus momentos mas creativos y lúcidos.

Ese momento del día donde te sientes más a gusto, con mayor energía y entusiasmo, con la fuerza y energía incluso para cumplir con las tareas más complicadas. Dependiendo de en que momento del día te sientes en tu mejor versión eres considerado un búho, una alondra o un colibrí. El descubrir cual es tu cronotipo te ayudara a aumentar tu creatividad y ser más productiva.

 

 

¿A que nos referimos con “cronotipo”?

via GIPHY

Por cronotipo se entienden las variables que suceden en nuestro cuerpo: Cómo nos adaptamos a la luz, la temperatura y otros factores que nos diferencian. Por eso hay personas que funcionan muy bien madrugando, lo que para otros es algo casi imposible.


De allí surge la idea de clasificarnos como:  búhos a los nocturnos, alondras a quienes espontáneamente se levantan temprano, y colibrí a quienes tienen ritmos no tan definidos respecto a los dos primeros. 

 El tiempo que se tarda tu organismo en generar melatonina (la hormona que regula tu ciclo de sueño-despierto) una vez el sol cae y hay ausencia de luz, es lo que determina tu cronotipo. Existen tres:

  • Mañanas o alondras: la secreción de melatonina es rápida al caer el sol, tienden a dormir temprano y madrugar es una tarea sencilla (el clásico: "solita, abro los ojos temprano"). Estas personas tienen una capacidad cognitiva mayor por la mañana. Durante las mañanas, tienden a ser más eficientes, organizadas y perfeccionistas, menos espontáneos y no les gustan las improvisaciones.
  • Noches o búhos: la mejor hora para trabajar y ser eficientes es en la tarde-noche. Se levantan de forma natural (sin ayuda de alarmas) entre 10 am y 12 del medio día. Suelen acostarse después de las 11 pm. En estos casos la melatonina se secreta mucho tiempo después de la ausencia de luz natural.  Suelen ser, en su mayoría, más creativos, emocionales y las reglas suelen ser una molestia.
  • Intermedio o colibríes: son principalmente diurnos, pero fácilmente se adaptan tanto a madrugar o trasnochar. La melatonina aparece después que las alondras y antes que los búhos.

 

Todas somos capaces de adaptarnos dependiendo a lo que la situación amerita. Sin embargo, forzarte a ser alondra o búho es poco sostenible y tu desempeño se verá afectado ya que vas en contra de tu reloj biológico.

¿Para qué sirve conocer tu cronotipo? 

Si aprendes a conocer tu cuerpo y determinas en qué momento del día funcionas mejor, estarás con más energía y atención para realizar una tarea determinada. Esto hará que tu trabajo sea más eficiente. Prioriza aquellas tareas que te cuestan más para la franja de horario en la que te sientes más despejada y aquellas que son menos pesadas para esos momentos donde tu enfoque no es tan necesario.

La conciencia que desarrolles sobre tu cronotipo te ayudará a comprender que cada actividad que hagas, tiene un tiempo adecuado para hacerlo.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados