No más pantallas, yo me organizo con papel y lápiz

No más pantallas, yo me organizo con papel y lápiz

Tiempo de lectura 2:26

¿Cuántos de nosotros nos hemos propuesto cumplir un propósito? Por ejemplo, hacer ejercicio de forma regular, comer más sano, empezar a meditar, levantarse más temprano o simplemente dejar de pasar tanto tiempo en redes sociales.

Lamentablemente el deseo en sí, no siempre se convierte en acción por múltiples factores y con ello arrastramos una serie de malos hábitos que nos alejan de la salud y el bienestar.

 

Sin embargo, eso no significa que es imposible llevar un estilo de vida más saludable.  Existen dos factores para lograr desarrollar un hábito: es parte de tu rutina y es automático. Estos dos características no suceden de forma esporádica, pero es el resultado de repetir una acción frecuentemente de forma inconsciente, algo tan natural como lavarse los dientes.

Para que un hábito se repita constantemente requiere de 2 ayudantes: el primero es un recordatorio, el estímulo que inicia el comportamiento y el segundo es una recompensa, el beneficio que obtienes luego de realizar la acción.

Por otra parte cada vez más personas, quizá saturadas de pantallas, optan por confiar sus tareas y recordatorio a objetos de papel. Los cuadernos son un apoyo para la memoria y la creatividad. Son una extensión del cerebro que nos permite centrarnos en la siguiente idea en lugar de emplear energías en retener una, o aclarar una reflexión que por escrito resulta mucho más clara que dando vueltas en la cabeza.

Regresando a la creación de un nuevo estilo de vida…al visualizar tu plan de acción para lograr el desarrollo de ese hábito es más fácil tener un registro escrito. Así al cabo de un tiempo (una semana, un mes, un año) puedes visualizar tu progreso y avance.

En ocasiones puede que se te olvide todo lo que has recorrido para llegar hasta aquí. Todo el esfuerzo, todos los nuevos hábitos que has adquirido, todas las horas de trabajo. Al organizarte en papel (en un bullet Journal, cuaderno o agenda) no solo te recuerda del plan de acción y tus prioridades, también te mantiene motivada.

Recuerda que esto es una herramienta cuyo fin es llevar una simple estadística de las acciones que ayudan a alcanzar tu objetivos, no te frustres si no consigues llevar tu registro al pie de la letra.  Busca un momento específico para revisar tus hábitos y apuntarlos.  Sí, ese es otro hábito, pero si buscas el mismo momento del día para hacerlo y lo incorporas a alguna de tus rutinas, será mucho más fácil que seas constante con ello.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados