¿Tomates de productividad?

¿Tomates de productividad?

Tiempo de lectura: 3 min 9 seg.

No hay pero sentimiento que el de la ansiedad provocada por la falta de organización. Te da una sensación de que el tiempo no te alcanza, los pendientes se siguen acumulando y por la falta de enfoque no logras realmente ejecutarlos de forma óptima. Eso te lleva a sentimientos de frustración e incluso te puede llegar hacer pensar que “nada en esta vida vale” mientras te ahogas en un vaso de agua.

En Papel y Lápiz sabemos lo que es pasar por momentos así. Es por eso que nos gusta tanto la organización creativa, compartirte consejos y herramientas que sabemos te van a facilitar ordenar tus pensamientos, metas y tareas en tu día a día (lo sabemos por que las usamos).

 

Hoy te presentamos la técnica Pomodoro, un método para administrar el tiempo dedicado a una actividad específica desarrollado por Francesco Cirilo en la década de los ochentas.

 El nombre nace del cronometro en forma de tomate que utilizaba su creador para darle seguimiento a las sesiones de estudio en la universidad. La teoría es que cualquier tarea pueden ser dividida en intervalos cortos de tiempo, llamados pomodoros (tomate en italiano), separados por un pequeño receso. Nuestra capacidad de atención es relativamente corta, es por ello que este método propone trabajar de forma intensa en un periodo determinado donde somos capaces realmente de mantener atención plena en lo que hacemos.

 Para usarlo lo único que necesitas es un temporizador (timer), un reloj, el temporizador de el celular o incluso apps para ello. Cualquier otro objeto que tenga una alarma y suene en un momento que tu elijas.

¿CÓMO FUNCIONA?

  1. Elige una tarea o serie de tareas que necesitas hacer (ejemplo escribir en tu blog).
  2. Programa el cronometro a 25 minutos, continua trabajando en la tarea hasta que suene la alarma.
  3. ¡TRABAJA! Enfócate en tu propósito y no te distraigas viendo cuanto tiempo falta. La alarma sonará cuando tenga que sonar.
  4. Cuando suene la alarma toma un receso de 5 minutos. En este momento es importante que te levantes y que cambies físicamente del lugar donde estas trabajando. Muévete, camina, has estiramientos, salta, aprovecha a ir al baño, servirte un café o té.
  5. Después de 5 ciclos pomodoro toma un receso más largo de 20 minutos.

 Esa parte es la sencilla, el reto está en evitar a toda costa las distracciones. El punto de los pomodoros es enfocarte al 100% en una tarea especifica.

Las redes sociales, incluyendo Whatsapp, son el principal distractor. Una buena opción es colocar el celular en modo avión o mejor aún quitar todas las notificaciones de las apps. En este sentido tal vez es mejor idea tener el temporizador separado del celular, para evitar la tentación.

En el caso de que te llamen o necesiten hablar contigo, informales que en ese momento estas ocupado pero puedes negociar una hora específica para contactarlos de regreso. Atiende estas llamadas entre sesiones pomodoro si es algo urgente o al terminar una tarea completa cuando es algo que puede esperar.

Empieza poco a poco, es más fácil mantener el compromiso cuando no tratas de hacer todos los cambios al mismo tiempo. Intenta un ciclo pomodoro en alguna de tus tareas y veras como al terminar esos primeros 25 minutos sientes que podrías hacer un ciclo más. Ó quizás fue suficiente, con constancia vas a lograr dominar la técnica a tu favor.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados